Áreas de RRHH invierten cada vez más en el mundo digital

Compartido en:

Áreas de RRHH invierten cada vez más en el mundo digital

El área de Recursos Humanos tiene varias aristas al interior de una empresa. Por ejemplo, una de ellas tiene que ver con las remuneraciones, donde la tecnología es clave para lograr automatizar los procesos que tengan que ver con éstas sin cometer errores ni duplicidad de información. En esta línea, se encuentran los software que calculan los distintos haberes y descuentos que son incorporados en una liquidación y permiten automatizar sus diversos cálculos. “Con la digitalización de esta área es posible generar de forma automática documentos, certificados y contratos, entre otros, lo cual es de gran ayuda para disminuir el tiempo de procesamiento y estandarización de éstos”, comenta Jaime Arrieta. CEO de BUK, una empresa tecnológica especializada en plataformas de RRHH. El ejecutivo, cree que a pesar de las múltiples herramientas que hay, en nuestro país la trasformación digital en el área de RRHH está recién comenzando. “Consideramos que, tanto en nuestro país como en todo el mundo, la tecnología debe ir de la mano del crecimiento de una empresa”, dice Arrieta.

Por su parte, Roberto Alfaro, gerente general SCM Chile, una empresa de soluciones de capital humano, cree que el engagement de colaboradores con sus empresas, en gran medida, pasa por facilitar el intercambio de información sobre pagos, beneficios y compensación de horas, entre muchas otras variables que buscan simplificar la interacción entre jefes y colaboradores. “Cuando el número de personas en una compañía es grande la tecnología es fundamental. Hoy, los
sistemas de clase mundial disponibles en el mercado chileno no son muchos, en realidad los probados y operando son contados con los dedos de una mano, pero los hay disponibles y vaya que necesarios, de otro modo, el objetivo de desarrollar el capital humano resulta casi imposible de cumplir”, indica Alfaro.

Con la digitalización de esta
área, es posible generar en
forma automática
documentos, certificados y
contratos.


El “engagement” de los
colaboradores con sus
empresas, en gran medida,
pasa por facilitar el
intercambio de información.


Según los expertos,
aumentar la digitalización
en el área RRHH es aún un
desafío a nivel país.


Economía y revolución digital en Chile

De acuerdo a estimaciones de la Asociación Chilena de Empresas de Tecnologías de Información (ACTI), Chile necesita unos 13.000 profesionales TI anuales y el mercado apenas ofrece 6.000. ¿Cuál es su visión de esta realidad?

Primero, debemos entender que una de las actividades más demandantes de profesionales del área TI es la Innovación y el desarrollo. El tamaño de la economía digital versus el PIB en Chile es del 3%. En las últimas posiciones en la OCDE, liderado por países como Japón y EEUU, esa cifra rodea el 8% (según un informe de la CCS de 2016 sobre la economía digital). Esta realidad en Chile en parte está explicada por la baja inversión en I+D.

Si bien estos 13000 profesionales son lo necesario, la cifra contrasta con el bajo gasto en innovación y desarrollo que tenemos como país. Muestra de esto es que en los países de la OCDE hay sólo 5 que invierten menos de un 1% de su PIB en I+D, y de estos el peor posicionado es Chile, que invierte sólo un 0,39% (Datos INE 2015). Por otro lado, todavía los sueldos de algunas carreras profesionales de TI no son especialmente altos, respecto de otras ingenierías asociadas a negocios o industria. ¿Es real esta demanda en el mercado laboral?, ¿qué pasaría si, por ejemplo, por cada ingeniero informático titulado se demandan más de 2? Desde el punto de vista de los desafíos que tenemos, esto debería ser una realidad, pero los datos no lo manifiestan de esta manera. El mundo privado, que en la mayoría de los países de la OCDE aporta al gasto en I+D casi el triple de lo que aporta el Estado. En el caso de Chile es justamente el Estado el que mantiene un liderazgo, superando en un 30% a lo que gasta el sector privado en este tópico. Y desde este gasto privado son las pequeñas empresas las que llevan la delantera, teniendo un mayor gasto en proporción a sus ventas que lo que hacen las grandes empresas. Por lo mismo, las grandes empresas deben salir de su zona de confort poco incentivadas a arriesgar en nuevos desarrollos y se sumen a una economía global cada vez más competitiva.

 

¿Cuáles son los desafíos de capital humano que enfrenta el país frente a la llamada Cuarta Revolución Industrial?

La cuarta revolución industrial, entendida como una revolución digital que tiene como protagonistas a las nuevas tecnologías, plantea desafíos desde varias aristas. Por ejemplo, para la mano de obra poco calificada, ese desafío es aumentar sus competencias para agregar un valor de gestión y creación. En ese sentido, se deberá hacer un cambio de switch, de quienes optaban por trabajos poco calificados a buscar mayor capacitación. En el mundo profesional, específicamente de las tecnologías de la información, el desafío es aún mayor, porque el cambio debe enfocarse en los esfuerzos hacia la innovación y creación, buscando aplicaciones a tecnologías de la información como IA y Block Chain. Estas nuevas herramientas tecnológicas constituyen una gran oportunidad para Chile, un país pequeño, ya que en el contexto digital se generan las oportunidades de aportar valor a nivel global, siempre y cuando se cuente con mentes capacitadas, creativas e innovadoras, que vienen siendo, por lo demás, las características más marcadas de las nuevas generaciones que son nativos de esta era digital. Entonces, el verdadero desafío no sólo está en ubicar los incentivos precisos al formar y educar esas mentes, sino que darles la oportunidad de competir en un mercado chico como el chileno, en que a veces priman los contactos sobre el valor objetivo que aporta el software o solución propuesta.

 

Hay visiones apocalípticas y otras más conservadoras y optimistas frente al inevitable avance de la automatización, ¿cuál es su postura sobre los cambios que esto traerá en los entornos laborales?

Mi visión es bastante optimista. Son nuevas herramientas para el ser humano, siempre y cuando sean bien reguladas no constituirán un peligro. La discusión que se centra en tecnologías como Big Data e IA, en las que muchas voces alarmistas postulan que dejaran sin trabajo a millones de trabajadores derivado de la automatización de algunas actividades llevadas a cabo por humanos en la actualidad, no la comparto. Desde la irrupción de los cajeros automáticos hace 45 años en EEUU, la cantidad de cajeros humanos, se ha duplicado, principalmente por un crecimiento inmenso de la actividad económica. Liberar al ser humano de tareas repetitivas nos lleva a enfocar nuestros esfuerzos en asuntos de mayor valor, así lo ha demostrado la historia. Actualmente nos encontramos en el momento de mayor empleo a nivel mundial, con la mayor población en las historia (y creciendo), a pesar de la revolución industrial y avances inconmensurables en temas de automatización.


Soluciones cloud para Pymes

Compartido en:

 

Las ventajas y beneficios de los servicios cloud para la Pyme

Aunque uno de los servicios cloud más conocidos y desarrollados en Chile es el de software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés), lo cierto es que existen otros dos, infraestructura (IaaS), y plataforma. Los tres con importantes beneficios para la pequeña y mediana empresa, pyme. “La ventaja más visible es el ahorro de costos que, según estudios americanos, se habla de más de un 70% con respecto a una solución clásica”, asegura Diego González, gerente general de Defontana. De acuerdo a lo que dice el ejecutivo, con los servicios cloud “una empresa solo necesita un dispositivo conectado a internet para gestionar todos sus procesos de negocios desde cualquier lugar. La empresa está en línea 24/7 con todos los ahorros que eso significa. No hay necesidad de comprar servidores ni licencias de software

Para gestionar su administración. La empresa únicamente se dedica a su negocio y deja en manos de expertos todo lo que es el software de gestión seguridad, infraestructura, entre otros servicios”, especifica González. A lo anterior se deben agregar los beneficios de flexibilidad, escalabilidad, facilidad y de configuración y, en especial, la seguridad y resguardo de la información. “La automatización permite trabajar en ambientes más productivos y eficientes, donde los usuarios se benefician de una infraestructura compartida, en la que definen a medida sus recursos y pagan por lo que usan, ayudando a reducir los costos en equipamiento y los tiempos de mantención y respaldo”, señala Bernardo Segura, presidente de Informat. Bajo la óptica de Roberto Alfaro, gerente general SCM Chile, “la principal ventaja en infraestructura es el costo de administración y adquisición; en plataforma, performance versus costo; y en software, el acceso web es clave. El resto depende de las funcionalidades específicas de cada sistema”.

INDICACIONES CLAVES

Llegado el momento de contratar servicios cloud, la pyme debe considerar determinados aspectos. El primero de ellos, es que sea posible y accesible. “Por montos mínimos, incluso algunas a costo cero, el mercado TI actual ofrece diversas soluciones de clase mundial, 100% web, de fácil uso y escalables, especialmente diseñadas para responder a las necesidades de la pyme y de quienes están comenzando a emprender”, afirma Diego González. Eso sí, advierte el ejecutivo de Defontana, es importante no dejarse engañar, porque algunos proveedores, por ejemplo, aparentan ofrecer servicios cloud a través de escritorios remotos, lo que en la práctica no es cloud. Así no se accede a los principales beneficios que un sistema nativo cloud si tiene.

Modelo de los distintos tipos de soluciones cloud, detallando el nivel donde operan, y para quienes van dirigidas.

 

Lo segundo, dice relación con lo técnico, “Esto implica un Up Time o porcentaje de tiempo que asegure que el servicio esté disponible, mayor o igual a 99,5%; que sea una nube confiable y de buena velocidad para que los procesos no se ralenticen por falta de infraestructura; y soporte en línea y personalizado.

Un buen servicio en la nube debe entregar recursos como una comunidad para intercambiar opiniones con otros usuarios del sistema o un portal de autoconsulta donde existan documentos para mejorar el uso del sistema”. Detalla Roberto Alfaro de SCM Chile. Lo tercero, es que no hay que olvidar las credenciales del proveedor del servicio. Experiencia, confiabilidad, respaldo, certificaciones que avalen su trabajo deben estar en los requisitos que la pyme tiene que pedir a la hora de buscar un socio de negocios que le apoye con sus servicios cloud.

Por último, es clave considerar que dar el salto hacia la nube implica diversos factores que son inherentes al negocio de cada pyme. Sin embargo, “al momento de la migración, la empresa debe tener en cuenta que el proceso hacia la nube debe darse de manera paulatina, escalonada y entender que es una inversión de largo plazo.

El creciente desarrollo en plataformas posibilita mantener procesos en ambientes locales de manera integrada a la nube, permitiendo diferenciar lo esencial y fundamental a subir a ella. Finalmente, se debe determinar qué áreas de la empresa son estratégicas para optar por este cambio”, aconseja Bernardo Segura de Informat. La pyme debe comprender que la migración a la nube y a los servicios cloud es una buena opción para dedicarse netamente a su negocio y mantenerse al día con tecnología de punta. Lo más importante es que tiene un retorno rápido y cuantificable, haciéndola mucho más eficiente, productiva y competitiva, a costos accesibles y de acuerdo a sus necesidades. De hecho, Roberto Alfaro concluye de forma auspiciosa: “la pyme en Chile ya esta bastante migrada a estos servicios, partiendo por la facturación electrónica. Un grupo significativo dispone de sistemas en formato SaaS. “Deben investigar, sin embargo, todavía más y entender que hay aplicaciones para cada temática”, puntualiza.